martes, 17 de enero de 2012

En casa





Un mes va a cumplirse desde que vine de Nicaragua. Un mes cargado de reencuentros, abrazos, risas, charlas, familia y sobre todo mucho, pero que mucho cariño. Anhelaba mi barrio, mi casa, mi habitación, el coche, el agua caliente, la manta, el sofá, la telebasura,(creía que el frío también)....pero sobre todas las cosas, anhelaba las  voces, los abrazos, su presencia, las risas, las regañinas, los bailes, los cotilleos, que durante mis 29 años, día tras día me han ido acompañando y que durante estos últimos 14 meses, han estado tan solo presentes en mi recuerdo. 


La distancia, te hace discernir y vislumbrar mejor los sentimientos y tu realidad. En estos meses, he sabido reconocer el cariño de mis padres, sabiéndolo entender y valorar mas. He descubierto el significado de la palabra amistad incondicional, y  desechar todo aquello que se relacione con el apelativo de interesado social. 


Ha sido fascinante reunirme con todos y cada uno de los que formais parte de mi vida. Poder participar en los preparativos de una boda, compartir momentos en vuestras casitas nuevas, aprender a cocinar ,ir de excursión, pasar  días de  compra, bailar y beber hasta el amanecer. Compartir vuestros cambios, vuestros logros. Aunque el tiempo pase y  cada uno encauce su vida aqui o lejos, hay cosas, vínculos,  que siempre se mantendrán y que son difíciles de olvidar.



Voy a seguir disfrutando de vuestra presencia, absorbiendo vuestra energía, que me de fuerza, de nuevo en mi otra casa, Nicaragua. Cada uno de vosotros, sois en la lejanía, apoyo, sustento y razón para seguir día a día,  porque se, que pase lo que pase, e independientemente de lo lejos que estemos siempre os tendré y por supuesto me tendreis.

Gracias.

4 comentarios:

  1. Ayyyy que bonitooo, te quiero!!! muakisssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bonita tuuuuu...nos vemos en ná!...viejuna!

      Eliminar
  2. Espero ser algùn dìa tu compañera de piso en Nicaragua...

    ResponderEliminar