domingo, 27 de marzo de 2011

De Madrid a Nicaragua y ahora Costa Rica



CAHUITA, EL PARAISO DE UNA CALLE

Al norte de Costa Rica, en el caribe, pequeña, colorida, tranquila, arropada por el mar. Una sola calle, un solo camino, pero múltiples destinos, que confluyeron en la única calle, en ese paraíso de nombre Cahuita.

Imposible olvidar, ese despertar con el aullido de los monos; ese desayuno con el mejor café y frutas; tus comidas adherezadas de coco y mar; tus cervezas al atardecer, o bajo la ventana que asoma a esa única y mágica calle. 

Imposible olvidar, esas playas blancas, ese cálido mar de azules y transparentes aguas; esos paseos por tu naturaleza más pura y salvaje ; ese museo afro-caribeño con su excéntrico dueño; tus cocteles de  mil y un sabores tropicales; tus noches de cervezas y bailes, de risas y encuentros inesperados..

Imposible olvidar tu gente, tus negras exuberantes, coloridas, sensuales; y esos negros, adornados con rastas,  fuertes, provocativos, exóticos y llamando al sexo a gritos...Pura vida! 

Pero lo más dificil de olvidar, son cada una de las personas, que encontré y con las que disfruté del paraíso de una sola calle, llamado Cahuita.

Gracias a:

Mindy, mi bióloga en paro preferida, con la sonrisa mas dulce.
 Ramón, vecino de Embajadores, al que le espera una maravillosa aventura, llamada Latinoamerica.
Jaume, un auténtico de Sabadell, tan géminis y loco como yo.
Olga de Las Garrigas, que desde hace ocho años lleva conquistada Cahuita.
Melany, de Suecia, divertida, y disfrutando de sus últimos días en el paraíso.
Jose.....mi  mulato.

Pinchar el enlace:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada